Reconocieron la labor de los docentes que padecieron las inundaciones

El Colegio San José Obrero de Alderetes celebró sus 25 años
8 mayo, 2017
El grupo Zona Zero recibió la distinción Orgullo Tucumano
8 mayo, 2017

Reconocieron la labor de los docentes que padecieron las inundaciones

Los cinco docentes que trabajan en la Escuela N°295 Alto El Puesto de Graneros, que pusieron en riesgo sus vidas al intentar escapar de las inundaciones, cuando terminaban su jornada laboral, recibieron el reconocimiento de las autoridades provinciales.
El gobernador, Juan Manzur, encabezó el acto en el que reconocieron a los maestros en la escuela Juan Crisóstomo Méndez, de Banda Río Salí, escenario elegido además para restituir la camioneta del maestro Sergio Martínez, que fue arrastrada por el agua. Del encuentro también participaron el vicegobernador Osvaldo Jaldo; el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer; el intendente de Banda del Río Salí, Darío Monteros y los legisladores Gladys Medina y Daniel Herrera.

 

“Hemos hecho una solicitud de 500 mil pesos para poder avanzar en una obra de mayor envergadura, aunque vamos a necesitar más ayuda para poder relocalizar la escuela; la provincia ya está trabajando en el proyecto de relocalización que nos permitirá trasladarla a un lugar más seguro. La escuela está en funcionamiento y se están dictando clases, que es lo que tenemos que garantizar. Tucumán está haciendo todo lo que está al alcance”, finalizó el titular de Educación respecto a la reconstrucción de la escuela.
“Queremos reconocer a todos los maestros que en momentos difíciles se pusieron al frente, que voluntariamente abrieron las escuelas y ayudaron a recibir a toda la gente que había sido evacuada. Esos docentes son héroes anónimos”, señaló Manzur.


“Los docentes son los que nos han ayudado en todos los pueblos y ciudades del sur de la provincia; son los que abrieron las escuelas y nos ayudaron a atender a la gente evacuada. Prepararon la comida y brindaron cariño y afecto a la gente que fue evacuada de las casas”, sostuvo por su parte, el vicegobernador, Osvaldo Jaldo.
El 27 de marzo último, la camioneta en la que viajaban el docente y sus colegas Rosa Alonso, Ester Salvatierra, Silvia Reynoso y Elina Ottino fue sorprendida por una intensa lluvia y la crecida del agua. Los maestros lograron escapar sin lesiones del vehículo que quedó enterrado en el barro.
Tras conocer la situación, el Gobierno de la Provincia se puso en contacto con los trabajadores de la Educación para comenzar un proceso de asistencia. “Fuimos bien tratados, entendidos, nos sentamos a contar nuestra historia y nunca tuvimos objeciones ni preguntas. Todo fue tratar de entendernos y eso nos dio valor para seguir. En la contención que nos dieron las autoridades del gobierno, más allá de la camioneta que es gran parte, el apoyo humano fue lo más importante. Se pusieron en nuestro lugar con mucha humildad”, señaló Martínez que trabaja desde hace 10 años en la zona y a quien pocas veces le tocó ver fenómenos de esta magnitud. “Los lugareños me contaron que nunca antes había sucedido nada de esta magnitud. Fue una camioneta lo que se fue, pero hay que estar consciente de que no lamentamos vidas humanas”, agregó.


Pero, más allá de la situación, los docentes siguieron con su vocación de servicios por los alumnos. “Ellos nos esperan siempre para recibir educación, entonces, por eso volveremos con más ganas y fuerza. Vamos a aprovechar esta nueva oportunidad de vivir y volcarla a nuestros alumnos”, comentó Rosa, otra de las docentes.
Los docentes fueron reconocidos con placas de honor a su vocación de servicio y el gobernador Juan Manzur realizó la entrega oficial de las llaves de la nueva camioneta Ford Ranger a Martínez, como una forma de restituir el bien perdido por la fuerza de la naturaleza, además reconocer la labor del docente.