Dos escuelas tucumanas se quedaron con el premio Comunidad A la Educación

En el marco de IncluirMe se realizó un encuentro para padres en el Centro de Innovación
3 octubre, 2018
Supervisaron obras de ampliación en la Escuela Nº 12 Provincia de Chaco en San Pablo
4 octubre, 2018

Dos escuelas tucumanas se quedaron con el premio Comunidad A la Educación

La escuela secundaria Bernabé Aráoz de Tucumán y La Escuela N° 330 de Los Ralos, fueron premiadas con el premio Comunidad A la Educación, una propuesta organizada por Fundación La Nación, con el apoyo de Banco Galicia y Fundación OSDE y la colaboración de Cimientos, Telefe, Proyecto Educar 2050, LAN Argentina y la Universidad de San Andrés. El Premio reconoce proyectos que promueven oportunidades de aprendizaje y generan un impacto positivo en la comunidad educativa mediante estrategias pedagógica innovadoras y respalda aquellos proyectos que integran a la comunidad local en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

“Un enemigo invisible”, de la Escuela Bernabé Aráoz, de San Miguel de Tucumán, tiene como objetivo realizar intervenciones en comunidades rurales con un alto grado de contaminación de arsénico, llevando propuestas para mejorar la calidad del agua. Por otro lado el “Proyecto EMI: dislexia y dea” de la escuela de Los Ralos trabaja con niños de esa comunidad que tienen esta condición, a través de estrategias metodológicas con el objetivo de mejorar sus trayectorias escolares y evitar la repitencia de grado.
Las escuelas premiadas recibirán un estímulo económico de 250.000 pesos, la producción de videos sobre su proyecto, difusión periodística y publicitaria, capacitación docente y tutoría en la Universidad del San Andrés (Udesa).

“Estamos rearmando la escuela teniendo en cuenta que las aulas tenían que ser más grandes, tener más iluminación. No dejo de emocionarme en lo personal por un trabajo muy grande desde hace 12 años como mamá porque mi hijo tiene dislexia y un maestro pensaba que no podía aprender. Hoy mi hijo está en cuarto año de medicina. Yo como mamá y docente sabía que eso era posible. Esto significa coronar mi lucha, la de muchas personas que tenemos que ir institución por institución aprendiendo que es la dislexia. Como institución, somos una institución rural con niños que no tienen ningún tipo de poder adquisitivo para transformar este tipo de historias, el mayor logro es que es una escuela pública, estatal, es un real trabajo en red, porque nosotros dependemos del hospital de Los Ralos también. Nos dan turnos programados, turnos privilegiados para estos niños. Hoy tenemos 38 alumnos con discapacidad en la escuela incluidos, tenemos un aula y maestros para estos chicos. Estos 37 años que me dio la docencia, esto es una forma de devolverlo. Para mi esto, sintetiza todo. Los sueños pueden estar al alcance nuestro, siempre y cuando los gestionamos”, destacó Angélica Chávez, directora de la Escuela de Los Ralos.

“Todavía no caemos en cuanto al premio. Este proyecto lo trabajé con alumnos de cuarto año de la escuela en base a la problemática de la contaminación del agua con Arsénico. Trabajamos con gente de la Facultad de Bioquímica también que ya habían trabajado con investigaciones con arsénico. Realizamos intervenciones en la comunidad, en talleres y llevamos a las escuelas dos proyectos tecnológicos: un purificador a base de energía solar y un purificador casero. Realizamos una red de escuelas para que nuestros alumnos desarrollen los talleres. Estamos a la espera de los detalles, y también este proyecto está como finalistas del Premio Maestros Argentinos. Los profes recibieron la noticia de manera alegre porque saben y conocen la dedicación de los chicos. Con todos los pros y contras el proyecto siga y pensamos seguir haciendo intervenciones en las escuelas. Nuestro propósito es donar filtros de agua a las escuelas donde realizamos las intervenciones y comprarnos un kit de dosaje de arsénico para hacer nosotros mismos las muestras”, comentó la profesora Fernanda Galero de la escuela Bernabé Aráoz.