Lichtmajer entregó el orgullo tucumano a la primera nutricionista con discapacidad visual del país

Capacitaron a la comunidad educativa en uso responsable de la energía
29 mayo, 2019
¡Están abiertas las inscripciones para los Talleres Digitales para la Comunidad!
30 mayo, 2019

Lichtmajer entregó el orgullo tucumano a la primera nutricionista con discapacidad visual del país

El ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, entregó la distinción Orgullo Tucumano, a Mariana Martinez, quien con 23 años es la primera nutricionista con discapacidad visual. Además, fue abanderada en todos los niveles educativos y nadadora de la provincia.
El Programa Orgullo Tuumano busca visibilizar, distinguir, reconocer y fomentar las acciones de jóvenes tucumanos cuyas acciones son fuente de inspiración para miles de chicos y chicas de Tucumán.
“Un día muy especial, agradecido a Mariana, su familia que me recibieron en su casa y contento de dar un Orgullo Tucumano muy merecido. La trayectoria escolar de Mariana, nutricionista hoy y con un emprendimiento familiar. Educación, inspiración y cada vez que nace un emprendimiento es una buena noticia. Es un ejemplo para los grandes, para los chicos y un orgullo para Tucumán”, dijo Lichtmajer.


Mariana, comunicó: “Soy Licenciada en Nutrición. Cursé la primaria y la secundaria en el IMEP donde fui abanderada y también en la universidad. Le agradezco al ministro haber venido a mi casa. Soy la primera nutricionista ciega a nivel nacional, hasta donde sabemos, eso fue un gran logro porque había que hacer material adaptado. Es algo que se debe dar a conocer. Mis expectativas son desempeñarme en el salón de eventos, una empresa familiar, mantener la calidad de los alimentos, mostrándole a la gente que ofrecemos un producto de calidad y también que sea atractivo. También en el Estado dando charlas informativas aclarando muchos mitos alimentarios”.
En ese mismo sentido agregó: “Que se esfuercen por lo que quieren y analicen que es lo que quieren y lo conveniente en cada caso. Hagan las cosas siempre buscando la excelencia”.
Ana María Martínez, mamá de Mariana, finalizó: “Estamos orgullosos y muy agradecidos por los méritos de Mariana. Siempre brilló y tiene esas ganas de luchar. Su educación fue brillante y fuimos salvando todos los escollos que tiene una persona con discapacidad. Es formarse primero los papás y sacarse las barreras de la educación. Mariana nadó diez años para la provincia, pero estaba desconocida la otra parte de Mariana que es lo académico. Fue abanderada de la primaria y la secundaria, ingresó en la UNSTA becada por mérito académico, recibió dos premios académicos de un banco. Es un orgullo que se tome conocimiento”.