Premiaron la profesionalidad y la vocación de servicio de docentes tucumanos

Amaicha del Valle celebró los diez años del Instituto de Enseñanza Superior
15 septiembre, 2016
​Escuelas centenarias contaron sus historias
16 septiembre, 2016

Premiaron la profesionalidad y la vocación de servicio de docentes tucumanos

Edgardo Antonio Karschti es Ingeniero Mecánico, y junto a estudiantes de Ingeniería Biomédica de la UNT, Andrés Godoy y María José García Cabello, diseñaron dos prótesis utilizando una impresora 3D, para mejorar la calidad de vida de Valentín Benítez.

Fernando Raúl Díaz Taballione representó a Tucumán y recibió la distinción “Buenos Educadores de Argentina 2016” en la provincia de San Juan, el pasado 11 de septiembre.

Ambos se desempeñan como docentes en la Escuela Técnica N° 5 de la ciudad de San Miguel de Tucumán y fueron premiados, por razones más que suficientes, en una ceremonia muy emotiva.

La celebración fue presidida por el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, y contó con la participación de los secretarios de Estado,  directores de Nivel y coordinadores de Modalidad, directivos, docentes y alumnos.

“Hay mucho para agradecer porque tenemos dos profesores, Fernando y Edgardo, que han hecho muy bien a la educación técnica, le han hecho muy bien a Tucumán”, manifestó el titular de la cartera educativa, y agregó: “Lo que hay en el trabajo de Edgardo es un símbolo de un trabajo colectivo que ocurre en nuestras escuelas técnicas que se ha visibilizado y eso es muy bueno porque debe ser un impulso para una serie de acciones posibles que mejoren la vida de las personas”.

Por su parte, Edgardo agradeció a los presentes el reconocimiento y dedicó unas palabras a los alumnos del establecimiento educativo: “Si hay algo que puedo hacer por ustedes es que logren sus sueños, porque si ustedes logran sus sueños, yo logro el mio. No saben cuantos intentos hice para imprimir la prótesis, pero seguí intentando y hoy es el logro de toda la escuela. Hoy llegamos a Valentín y hay gente que esto representa una oportunidad de vida. Yo me comprometo a ayudarlos para que hagamos todas las prótesis posibles para todo el país. De la única manera que lo vamos a lograr es que ustedes se animen a soñar”.

Visiblemente emocionado, Fernando agradeció la distinción y destacó el trabajo colectivo que caracteriza a la institución en la que trabaja: “Hace poco más de ocho años que estoy en la escuela que aprendí a amar. Es una dicha tener este reconocimiento, que como bien dijo el ministro, si bien parece individual es realmente un brote en una tierra fértil. La escuela genera ese clima en el que da gusto trabajar”.

La ceremonia reunió a los presentes para reconocer la profesionalidad y la vocación de servicio puesto en beneficio de la humanidad y destacar que, una idea puede construir un proyecto de vida; que la magia no tiene límites, y que la base del conocimiento forma caminos para el bienestar de la humanidad.

maestrosdestacados1