Alumnos del CAI conocieron Buenos Aires

Jóvenes tucumanos debatieron en el primer encuentro de Schola Ciudadanía
28 octubre, 2016
Autoridades provinciales visitaron las obras de la escuela agrotécnica de Simoca
31 octubre, 2016

Alumnos del CAI conocieron Buenos Aires

Ver el Obelisco por primera vez y disfrutar de ese aroma especial de las calles bonaerenses es una experiencia que pueden disfrutar miles de turistas de todo el mundo, pero niños que concurren a los Centros de Actividades Infantiles de establecimientos educativos de Tucumán, también pudieron vivir la experiencia.  En el marco del Programa Turismo Educativo dependiente de la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas, cuarenta niños de escuelas de nivel primario viajaron a Buenos Aires. Allí, fueron recibidos por el equipo de Coordinadores del Programa de Turismo Educativo en el predio del Centro Recreativo Nacional ubicado en Ezeiza.

 

Los estudiantes de las escuelas Ingeniero Felipe Bertres de La Rinconada, Martha Alcira Salotti de Villa Mariano Moreno, Mate de Luna de Yerba Buena y Próspero Mena de Tafí Viejo, participaron del encuentro denominado “Jornadas Educativas – Viaje de Egresados”. El objetivo prioritario de este Programa es favorecer el acceso a este tipo de experiencias a todos aquellos grupos que no disponen de los recursos económicos y organizativos para vivir las experiencias de conocer nuevos destinos.

 

A lo largo de los cinco días de estadía los niños pudieron aprender la recreación, la comunicación, el juego, la expresión artística, la educación ambiental y el deporte y el fortalecimiento de lo actitudinal en la convivencia en torno a valores e ideales democráticos y la integración e intercambio cultural entre los grupos que viajan.

 

“El viaje fue una maravilla porque hay chiquitos que no podrían acceder al viaje de otra manera. Participaron de actividades con niños de otras provincias: Salta y Misiones por ejemplo. Los chicos volvieron muy contentos. El trabajo se lo hizo a nivel CAI, viajaron nueve niños que son los que siempre concurren a esas actividades”, comentó Ana María García Mazur, vicedirectora de la Escuela Mate de Luna de la ciudad de Yerba Buena.

 

“Llegamos el día martes a la mañana, ingresamos al Centro, hicimos la parte administrativa y luego almorzamos. La dinámica fue una rutina para las cuatro comidas. Entre cada comida había actividades. El primer día hicimos actividades grupales de presentación, de bienvenida. Compartimos con chicos de Salta y Misiones. El día miércoles hicimos todo el City Tour en la Ciudad de Buenos Aires, nos bajamos en la cancha de Boca, fuimos a recorrer la Plaza de Mayo, el Congreso, el Cabildo. Fuimos al Museo Malvinas, donde los chicos pudieron aprender un poco de la historia. También pudimos conocer la cancha de River. Para muchos fue la primera vez que salían de la provincia y salían de su casa. La mayoría se conoció adentro del micro, fue una experiencia de crecimiento para ellos mismos. Para mí como docente fue muy gratificante, estuve preguntando a los padres, y todos dieron las gracias por hacerlos vivir la experiencia. Todas las actividades se concentraron en la continuidad educativa y el eje ambiental”, comentó Soledad Basilio, docente de la Escuela Mate de Luna. “Tuvimos una muestra donde cada provincia mostró su stand, tuvimos la colaboración de la Secretaría de Turismo que nos facilitó folletería, hicimos una carpeta de la producción del limón. Además hicieron una muestra y Tucumán hizo una murga”, culminó.

 

Micaela González, docente de CAI de la escuela Próspero Mena añadió: “De la escuela fueron nueve niños. La mayoría de los niños participan del proyecto en el apoyo y los sábados con los talleres. La mayoría pertenecen a contextos vulnerables. Ellos lo disfrutaron muchísimo. Los chicos estuvieron todo el tiempo contenidos por los profes. Comieron excelente y la atención fue buenísima. Los chicos vinieron encantados, siempre se trataron temas sobre la continuidad escolar. Se trabajó mucho el tema de los valores. La repercusión que tuvo en la escuela el viaje fue muy importante porque ahora todos quieren formar parte del proyecto, incluso niños de otras escuelas quieren formar parte del CAI. Los papás están todo el tiempo con mensajes de agradecimiento, evidentemente los chicos volvieron contentos. No sabemos si los chicos van a tener otra vez esta oportunidad, ojalá se sigan repitiendo, porque estaban totalmente asombrados. El hecho de tener las cuatro comidas y que gente se ocupe de ellos, de si duermen, si han descansado, estaban felices. El resumen es un agradecimiento para todas las personas que nos dieron esta oportunidad”.