La Escuela de Comercio N.º 4 celebró sus 50 años de vida

La Escuela de Comercio N.º 4 “Batalla de Tucumán”, de la capital tucumana, cumplió 50 años al servicio de la educación. Por ese motivo, se celebró en el edifico un acto alusivo, con la presencia de la Secretaria de Estado de Educación, Gabriela Gallardo; la directora de Nivel Secundario, Rosa Casares; la supervisora de zona, Andrea Medina Alderete; el director del establecimiento, José Antonio Juárez; las vicedirectoras Liliana Lucena y Soledad Sánchez, docentes jubilados, exalumnos, excombatientes de Malvinas y agrupaciones gauchas.

Además, Acompañaron la celebración, banderas de las escuelas: Comercio N.º 1 Gral. M. Belgrano, Comercio N.º 2 “Emilio Barbieri”, De la Patria Comercio N.º 3, Ildefonso de las Muñecas, Soberanía Nacional, Justiniano Frías, y Nueva Esperanza.

La institución fue creada en abril de 1974, en el edificio de la Escuela Dr. Miguel Lillo. Luego, en 1979, se traslada a Av. Mitre al 1900, incrementando su matrícula, hasta cumplir el sueño de la casa propia en el año 1984, ubicándose finalmente en el Bº Oeste II.

En la ocasión, el himno nacional fue interpretado por la exalumna (promoción 1994) María Silvia Schettini, acompañada de la Banda Municipal de San Miguel de Tucumán.

En el marco del festejo, se entregaron menciones a Eduardo Michel, personal con más antigüedad en el cumplimiento de funciones, desde el 16 de febrero de 1981; a Julián Rosas por su participación en la instancia internacional de las Olimpíadas ATACALAR; y a Catalina Briga, por su participación en el encuentro nacional del Parlamento Juvenil del Mercosur.

La directora de Nivel Secundario de la provincia, contó sus sensaciones: “Un hermoso evento el día de hoy, festejando los 50 años de la Escuela de Comercio N°4 Batalla de Tucumán; recién acabamos de cerrar el acto con palabras de la Secretaria de Estado, la profesora Gabriela Gallardo, que nos plantea la importancia de que en este momento histórico eduquemos bajo la pedagogía del cuidado. Mi agradecimiento a toda la comunidad educativa, a la supervisora, al director, a los docentes, a los estudiantes y a todos aquellos que formaron parte de este hermoso momento de festejo, que seguramente también nos plantea el desafío de tejer hilos, redes, momentos, en el tiempo histórico, entre el pasado de la historia que es largo, 50 años recuperando la fortaleza, las potencialidades de la escuela en pos de un mejor presente pero sin descuidar la mirada hacia el futuro; proyectándonos siempre. La escuela siempre tiene que estar mirando hacia el futuro, porque ese es nuestro objetivo: formar a los chicos y a las chicas en el marco de una calidad educativa y garantizando su derecho a la educación”.

José Juárez, director de la Escuela de Comercio N.º 4, contó: “Está cumpliendo las bodas de oro la escuela. Es un honor ser el director en estos 50 años, no todos tenemos esa oportunidad, y más que nada es una función muy acogedora de acá, de la gestión. Estoy acompañado por un gran equipo directivo: por dos vicedirectoras, una asesora, una secretaria y un gran plantel de la institución. También nos acompaña la gente de Malvinas, que siempre está presente en la escuela, como todos los 2 de abril cuando son los actos; la agrupación gaucha porque justamente se llama “Batalla de Tucumán”; y los exalumnos, exdocentes, que tienen un sentido de pertenencia aun no estando en la institución siguen asistiendo a la escuela. Esta es una institución modelo del Barrio Oeste II, una escuela que no sufre vandalismo, que no sufre robos; la comunidad protege y cuida mucho esta institución”.

Eduardo Luis Michel, empleado administrativo de la institución desde 1981, dijo emocionado: “Muy lindo acto, y en una gran institución. Debido a los años de servicio que tengo aquí, vi pasar muchos egresados, muchos profesores, de esta institución y que enseñaban en otra institución, también; gente buena, con experiencia; los alumnos también; hay muchos egresados que son profesionales, siempre dando todo por la escuela. La institución es mi segunda casa, yo ingresé a los 18 años a la institución; y desde ahí, hasta ahora, es como mi segunda casa. Yo estoy más tiempo en la institución que en mi casa. Y con el apoyo de toda la gente, es una gran institución”.

Julián Agustín Rosas, alumno de 4° año, cerró: “Me pareció muy lindo el acto, me sentí emocionado cuando me dieron la distinción, obviamente, y estoy feliz de estar acá.
La escuela es un lugar donde me siento bien viniendo acá, me gusta mucho venir a esta escuela; más que nada por mis compañeros y por todas las experiencias que estoy pasando”.